Consultor Ambiental en la Respuesta Humanitaria a la crisis migratoria y desplazamiento interno

 (via ReliefWeb)
International Organization for Migration (IOM)
Guatemala
Position Type: 
Consultancy
Organization Type: 
International Organization
Experience Level: 
Not Specified
Degree Required: 
Advanced Degree (Master's or JD)
Languages Required: 
Spanish

EXPIRED

Please note: this job post has expired! To the best of our knowledge, this job is no longer available and this page remains here for archival purposes only.

ANTECEDENTES:

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), creada en 1951, es la principal organización intergubernamental en el ámbito de la migración y trabaja en estrecha colaboración con asociados gubernamentales, intergubernamentales y no gubernamentales. La OIM está consagrada a promover la migración humana y ordenada para beneficio de todos. En ese quehacer ofrece servicios y asesoramiento a gobiernos y migrantes. Durante más de 25 años, la OIM ha abordado la relación entre migración, medio ambiente y cambio climático a través de la investigación, la política y el trabajo operativo. La OIM ha desarrollado un amplio ámbito de trabajo y ha establecido colaboración con las instituciones más importantes activas en el área de trabajo. En América Central, la OIM ha promovido los debates sobre el nexo entre migración, medio ambiente y cambio climático y su integración en los diálogos de política regional.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente es la entidad designada por el sistema de las Naciones Unidas para abordar cuestiones ambientales a nivel mundial y regional. Su mandato es coordinar el desarrollo de un consenso en materia de política ambiental, manteniendo un monitoreo sobre el estado del medio ambiente a nivel global y señalando los asuntos ambientales emergentes a la atención y accionar de los gobiernos y la comunidad internacional.

El desplazamiento y el medio ambiente son una parte fundamental del trabajo y mandato de ONU Medio Ambiente dentro del Subprograma de Desastres y Conflictos. El objetivo del último es incorporar las cuestiones medioambientales a la respuesta humanitaria, permitiendo que los trabajadores humanitarios, las personas desplazadas y todas las comunidades afectadas desempeñen un papel activo en la gestión del medio ambiente. Durante la segunda sesión de la Asamblea del Medio Ambiente de la ONU en 2016, se realizó una sesión de simposio completa sobre el tema. El 19 de septiembre de 2016 la Asamblea General de las Naciones Unidas adopto una serie de compromisos para mejorar la protección de los refugiados y los migrantes, a través de la Declaración de Nueva York sobre Refugiados y Migrantes. Se asumieron compromisos importantes como el de brindar un apoyo más previsible y sostenible a los refugiados y a las comunidades que los acogen, y acordaron ampliar las oportunidades para lograr soluciones duraderas para los refugiados. A través del Marco integral de atención para los refugiados la Declaración de Nueva York se propone como uno de los objetivos: aliviar las presiones de los países que acogen a un gran número de refugiados, fomentar la autosuficiencia de los refugiados.

A la vez el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular celebrada en el ano 2018,

Representa una oportunidad para mejorar la cooperación internacional y el desarrollo sostenible. Hoy en día, hay más de 258 millones de migrantes en todo el mundo que viven fuera de su país de nacimiento. Se espera que esta cifra crezca como resultado de una serie de factores que incluyen el crecimiento de la población en general, el aumento de la conectividad, el comercio, el aumento de la desigualdad, los desequilibrios demográficos y el cambio climático . Este es el primer acuerdo global de la ONU sobre un enfoque común sobre la migración internacional en todas sus dimensiones, incluida la dimensión medio ambiental.

En ese sentido, para el Sistema de Naciones Unidas es fundamental el papel que cumple ONU Medio Ambiente como voz del medio ambiente, ya que la degradación ambiental puede causar desplazamiento y la afluencia repentina de población a un área puede a su vez producir un mayor estrés ambiental y una competencia potencialmente violenta por los recursos naturales. Al tener un subprograma de "Resiliencia a Desastres y Conflictos", ONU Medio Ambiente tiene una oportunidad única para explorar los desafíos y trabajar a través de asociaciones establecidas con OIM, OCHA, ACNUR y otras agencias con el fin de promover el cambio en el sistema humanitario global a favor de la consideración de problemas ambientales y la mitigación de los impactos ambientales.

En 2018, ONU Medio Ambiente en cooperación con la OIM, como socio implementador, aprobó el proyecto "Fortalecimiento de la capacidad nacional para abordar los impactos ambientales de las respuestas humanitarias al desplazamiento de la población en países seleccionados". El objetivo general de esta iniciativa es apoyar una respuesta humanitaria de bajo impacto y sensible al desplazamiento forzado y la migración irregular, mejorando la coordinación entre los actores humanitarios y medioambientales y promover una mejor conciencia y aceptación de las herramientas respectivas para la evaluación y gestión ambiental en la acción humanitaria.

Los países seleccionados para el proyecto son Guatemala, Líbano y Nigeria. Su selección se realizó sobre la base de un análisis de las necesidades de los países (gran cantidad de personas desplazadas e importantes causas y / o impactos ambientales) y el potencial de impacto a nivel de país. Las iniciativas en cada uno de estos países se considerarán proyectos piloto en función de los cuales se pueda seguir trabajando en otros países, lo que permitirá comparar las lecciones aprendidas y mejorar las prácticas en términos de metodologías y asociaciones.

La estrategia del proyecto se basa en la atención prioritaria de los siguientes temas:

  1. El establecimiento de líneas de base para los problemas ambientales y revisión de los retos de repuesta y oportunidades.
  2. Desarrollo de capacidades y entrenamiento.
  3. Mejorando la Eficiencia de Evaluaciones Ambientales en procesos de respuesta humanitaria por ocurrencia de desastres.
  4. Mecanismos de monitoreo ambiental en los proyectos y coordinación de la respuesta humanitaria
  5. Desarrollo de guías/planes de acción y políticas para la respuesta a desastres y crisis humanitarias.

Las actividades en Guatemala son parte de un proyecto global que se implementa también en El Líbano y Nigeria. Componentes del proyecto son implementados además en Turquía, Jordania, Vanuatu, Colombia y Brasil.

CONTEXTO

Guatemala es uno de los países más afectados por desastres y violencia en América Latina. La exposición del país a amenazas naturales y provocadas por el hombre, así como la degradación de la tierra, es una de las más altas de la región. Según el índice InfoRM de América Latina y el Caribe de 2017, Guatemala es el país con la mayor vulnerabilidad a los desastres en América Latina, incluso mayor que Haití. Uno de los indicadores que más influye en su posición en el ranking es el de las personas desplazadas: en la región, solo Colombia, El Salvador y Honduras tenían en 2017 un puntaje marginalmente más alto. Según el Panorama de las Necesidades Humanitarias hay 3.3 millones de personas con necesidades humanitarias (inseguridad alimentaria, nutrición, agua, saneamiento, higiene, salud, protección) , incluidos agricultores, migrantes y personas desplazadas por la violencia y las violaciones a los derechos humanos.

Durante años, la migración irregular y el desplazamiento forzado han sido dos de los más grandes desafíos del país. Según las estimaciones del gobierno mexicano, 400,000 personas cruzaron Guatemala como tránsito a México en 2015. Debido a su ubicación geográfica, Guatemala es esencialmente el punto de paso en la migración de Centroamérica, donde casi todas las rutas de migración convergen para seguir viaje a México y Estados Unidos. Además de los miles de migrantes que cruzan Guatemala cada año para llegar a México y Estados Unidos, el país tiene su propio número de desplazados internos estimado en 257,000 personas a fines de 2016 según el Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno.

,

De manera similar, la investigación de la matriz de seguimiento de desplazamiento de la OIM identificó en 2016, que al menos el 33% de todos los municipios del país habían recibido solicitudes de ayuda humanitaria para migrantes y personas desplazadas. Más del 43% tuvo que brindar apoyo a los migrantes en tránsito (la gran mayoría en ruta a los EE. UU., México o Canadá). La investigación DTM demostró que las autoridades municipales son actores importantes en el apoyo y la asistencia humanitaria a los migrantes y las poblaciones desplazadas. En un estudio reciente de la OIM en Guatemala, se definieron áreas prioritarias en el país con respecto a tres tipos de movilidad humana: migración, tránsito y desplazamiento. Los departamentos centrales y occidentales de Baja Verapaz, Huehuetenango y Quiché se han convertido en los centros neurálgicos para las poblaciones que migran desde los países del Triángulo Norte; mientras que los departamentos de Petén, Izabal y San Marcos son puntos de transición ideales para llegar a México. De los 20 municipios más afectados por la movilidad humana, seis están en el departamento de El Progreso y cinco en el departamento de Guatemala, y los siete municipios más afectados del país provienen de uno de esos departamentos.

A la situación de migrantes en ruta hacia Mexico y Estados Unidos, se le añade el retorno de migrantes provenientes de los países del norte. En los últimos años, el endurecimiento de las políticas migratorias en Estados Unidos y México ha provocado el retorno masivo de migrantes al país. De acuerdo con la Gestión de Información de Movilidad Humana en el Triángulo Norte (NTMI), desde 2015 hasta finales del 2017 más de 270,000 migrantes han sido retornados a Guatemala, muchos de los cuales son menores sin acompañamiento, jóvenes y población vulnerable.

Al mismo tiempo, durante los primeros seis meses de 2017 hubo 3,000 nuevos desplazamientos como resultado de desastres en Guatemala, que se sumaron a las 6,200 personas desplazadas por el conflicto y la violencia en 2016. Las presiones ambientales se combinan con una atmósfera existente de violencia no convencional como factor que impulsan la migración irregular transfronteriza o el desplazamiento interno. Entre Guatemala y Honduras, la sequía de 2015-2016 causó la migración del 17% de las familias afectadas, siendo los hombres más propensos a ser desplazadas por la sequía y las mujeres y niños con más probabilidades de quedarse atrás y ser expuestos a la violencia y abusos.

En los últimos dos años, nuevas dinámicas de movilidad humana han surgido en Guatemala, a raíz del fenómeno de las caravanas migratorias que han salido de Honduras, cruzando Guatemala en ruta hacia EEUU. También la firma del acuerdo de asilo entre el gobierno anterior y el gobierno de EEUU supone convertir Guatemala en un país de asilo para extranjeros y aumenta la cantidad de vuelos de personas retornadas desde EEUU. Los cambios en la política migratoria de México inciden en la cantidad de personas varadas en las fronteras de Guatemala.

Históricamente, Guatemala ha sido un país muy abierto a la innovación humanitaria, solicitando apoyo para abordar una emergencia ambiental en 2015, organizando capacitación de las Naciones Unidas en Evaluación y Coordinación de Desastres (UNDAC) y declarando un desastre en respuesta a la sequía 2015-2016 que dio lugar al desarrollo de un Plan subregional de respuesta humanitaria. Guatemala también fue el país anfitrión de los diálogos regionales previos a la Cumbre Humanitaria Mundial, en la cual se promovió un segmento especial sobre violencia y desplazamiento. El enfoque del objetivo y las actividades previstas se debatieron con la Autoridad de Protección Civil y se recibieron con gran interés. A pesar de la creciente acción humanitaria y los compromisos del gobierno de apoyar la entrega de ayuda a personas necesitadas, ha habido una integración mínima del medio ambiente en la acción humanitaria o análisis concreto del nexo desplazamiento / medio ambiente, incluso cuando el desplazamiento aumentó del 10% en 2014 al 17% en 2015, en parte como resultado de la sequía.

Además de los problemas humanitarios, Guatemala plantea desafíos adicionales en términos de equilibrio entre la protección del medio ambiente, los principios humanitarios y los derechos humanos de las personas desplazadas de sus hogares. Un ejemplo fue el caso de las 700 personas que habían sido desplazadas por la violencia y habían construido refugio en el parque nacional Laguna del Tigre en el norte de Guatemala. Estas personas fueron desalojadas por las autoridades en junio de 2017 y huyeron a México, pero fueron amenazadas con la expulsión a Guatemala y se les negó el asilo. Según los informes, la mayoría de los desplazados eran mujeres de edad avanzada y niños en condiciones de vulnerabilidad. En agosto de 2017, muchas de las familias quedaron varadas en un campamento a lo largo de la frontera con México, mientras que la autoridad de parques nacionales, CONAP, se negó a participar en el diálogo con ellos sobre su expulsión. Si bien este evento en sí mismo no es indicativo de una tendencia en Guatemala, el resultado es evidencia de que queda mucho trabajo por hacer con las autoridades, las comunidades locales y las partes interesadas relevantes en el ámbito humanitario y de desarrollo. El caso apunta al impacto ambiental del desplazamiento y la migración en la región, pero también a la necesidad de equilibrar los principios humanitarios y los derechos humanos con la protección ambiental y fortalecer la capacidad de las autoridades en este sentido.

Actualmente Guatemala es parte del contexto de emergencia mundial por la pandemia COVID 19, la cual implica, sin duda, retos para los procesos de retorno de personas migrantes que vienen desde Estados Unidos y México al país. El Gobierno de Guatemala ha dispuesto abrir centros de monitoreo para las personas que retornan al país para aplicar los protocolos epidemiológicos correspondientes liderados por el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social. Los centros de monitoreo aún no están definidos formalmente y solo el albergue ubicado en el Deportivo Ramiro de León Carpio en la ciudad de Guatemala está funcionando para este fin. Sin embargo, según información del Gobierno, se tiene planificado abrir otros centros de monitoreo, por lo que se hace necesario analizar cómo la pandemia COVID 19 incide en la relación ambiente, necesidades y acción humanitaria en el contexto de movilidad humana en Guatemala. Temas ambientales podrían incluir el manejo de residuos sanitarios, albergues, fuentes de energía, distribución de alimentos, distribución de enseres y artículos de higiene y los comportamientos asociados con el uso de transferencias de efectivo como mecanismo de respuesta.

Igualmente, los factores ambientales que inciden en la vulnerabilidad de las personas en situación de movilidad humana ante los peores efectos de COVID-19 en Guatemala deberían analizarse (ej. contaminación atmosférica, islas urbanas de calor, calidad del agua, manejo de residuos y aguas residuales, acceso a información y educación ambiental, hacinamiento de los asentamientos informales, uso de leña para cocinar y otros determinantes ambientales de la salud).

CONCLUSIONES DE LA PRIMERA LINEA DE BASE DE ACUERDO CON INFORMACION SECUNDARIA:

Para evaluar los posibles impactos ambientales del desplazamiento y migración de personas y la acción humanitaria, se realizó una línea de base con información secundaria liderada por el equipo del subprograma de Desastres y Conflictos de ONU Medio Ambiente en la Oficina Regional para Latinoamérica y el Caribe con sede en Panamá. Esta línea de base identificó algunos de los potenciales impactos ambientales causados por la movilidad humana y la acción humanitaria. Entre los impactos más destacados se identificaron:

1.Desechos y basureros clandestinos como un problema causado en parte por la acción humanitaria y el desplazamiento, los cuales impactan directamente el medio ambiente y los recursos naturales.

  1. Se tiene la percepción que los procesos de desplazamientos de personas se constituyen en un problema severo relacionado con la generación y manejo de residuos y desechos sólidos, la aparición de vertederos ilegales y la posible contaminación de fuentes hídricas.
  2. La afectación al medio ambiente es mucho mayor en áreas con mayor desplazamiento humano.
  3. Los impactos ambientales de los asentamientos informales construidos por la población desplazada contribuyen a la contaminación de ríos, quebradas, y suelos. Al mismo tiempo muchos estudios identificaron que los asentamientos se localizan en áreas de mayor riesgo a derrumbes e inundaciones causados por el desbordamiento de ríos y condiciones climáticas adversas. Esto no solo supone un riesgo para la vida humana sino también para la conservación del medio ambiente.

En los análisis de mapeos se encontró que los impactos ambientales del desplazamiento y respuesta humanitaria han sido evidenciados en el corredor migratorio central, el cual ha tenido un alto índice de desplazados y migrantes en tránsito. Al mismo tiempo, esta región ha tenido un número importante de organizaciones desempeñando trabajo humanitario. Por ende, la investigación primaria deberá concentrarse en esta región, especialmente en los departamentos de Huehuetenango y San Marcos.

Será necesario también considerar información de investigación en la ciudad de Guatemala, por el contexto de la emergencia del COVID 19, considerando que la mayoría de los retornos desde Estados Unidos se realizan vía aérea a Guatemala directamente. Será también analizada la posibilidad de realizar investigación en otros departamentos en el marco del COVID 19.

BRECHAS DE INFORMACION

Durante la primera línea de base, se identificaron las siguientes brechas en la información:

  1. Agencias humanitarias que operan en el corredor seco y Petén: Para investigar más a fondo la huella ambiental de la respuesta humanitaria es integral identificar las diferentes agencias que operan en regiones como el Corredor Seco y Petén. Aunque en la primera línea de base se pudo identificar algunas organizaciones que operan en Guatemala a través de recursos en línea y medios locales, hay mucha información faltante de agencias gubernamentales, organizaciones internacionales y ONGs así como también información acerca de sus acciones humanitarias y su potencial impacto en el medio ambiente. Tener más información primaria de donde y como operan estas organizaciones permitirá hacer un análisis más exhaustivo del impacto ambiental de las respuestas humanitarias. A la vez, investigar información sobre algunos casos de movilidad humana que se adaptaron al cambio climático, pero que a la vez contribuyeron a la degradación del ambiente en las comunidades de acogida. Considerar las actividades económicas de estos para hacer el análisis si han contribuido a una economía mas verde o el contrario.
  2. Programas y capacitaciones que existen en el país para fortalecer la respuesta humanitaria en casos de desplazamiento y migración: Se necesita obtener información más detallada acerca de los programas y capacitaciones creados para fortalecer la respuesta humanitaria en casos de desplazamiento y migración, sobre todo las capacidades creadas por agencias gubernamentales y los diferentes clusters de respuesta. Aunque se pudo identificar algunos programas de cooperación entre diferentes tipos de entidades, se necesita tener más información que permita identificar las acciones institucionales para crear capacidades de preparación, respuesta y recuperación sensibles con el medio ambiente.
  3. Temas ambientales que se han identificado en las capacitaciones y programas humanitarios de apoyo a la población desplazada y migrante por parte de instituciones públicas de Gobierno y contrapartes locales: Esta y muchas otras investigaciones han demostrado que el medio ambiente es un tema transversal en diferentes clusters de ayuda humanitaria. Por ende, es importante saber cuáles han sido las consideraciones ambientales durante la respuesta humanitaria y cómo los clusters manejan el impacto que se puede presentar durante dichas respuestas.
  4. Otros posibles impactos que pueden generar las respuestas humanitarias: Al ser una investigación secundaria, la primera línea de base se limita mucho en la identificación de los impactos ambientales a causa de la respuesta humanitaria. En ese sentido, es primordial hacer una investigación de terreno para identificar las consecuencias ambientales, tales como el estrés en los cuerpos de agua, el impacto de los desechos, la deforestación inesperada o cualquier otro impacto de la respuesta humanitaria.
  5. Cursos de migración interna en Guatemala: En la investigación secundaria no se encontraron datos concretos sobre migración interna, lo cual es una de las formas de migración y desplazamiento más comunes en Guatemala. La movilidad urbana interurbana a su vez conlleva cambios en diferentes aspectos en las comunidades recepctoras. Es importante considerar al menos algunos aspectos que conllevan un impacto ambiental a partir del fenómeno de la movilidad.
  6. El papel del tema de género en la movilidad humana y su impacto en el medio ambiente: Se necesita más información acerca del tema de género y su relevancia en el medioambiente, ya que se ha demostrado que, durante los impactos ambientales causados por desastres y conflictos, el nivel de afectación entre mujeres, hombres, niños y niñas es diferente. Por lo tanto, se deben incluir consideraciones especiales durante los talleres de capacitación y desarrollo de planes con las autoridades y organizaciones humanitarias
  7. Actividades realizadas por migrantes retornados en Guatemala: Con respecto a los migrantes retornados, no hay información concreta que describa las actividades que realizan una vez llegan al país. De acuerdo con estudios de diferentes organizaciones, muchos deciden volver a cruzar la frontera hacia México y Estados Unidos, pero para financiar dicho viaje muchos requieren trabajar en el país para conseguir dichos fondos. Por ello sería importante obtener información de las actividades económicas de los retornados para así evaluar su posible impacto en el medioambiente. Sin embargo, se podría obtener información de los centros de monitoreo que el Gobierno de Guatemala tiene intención de abrir por la emergencia del COVID 19.
  8. Acceso a estudios recientes de manejo de residuos y sus impactos en el medio ambiente por organizaciones gubernamentales y ONGs: En materia ambiental el gobierno de Guatemala a través del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales realizó un estudio de identificación y mapeo de todos los vertederos en el país. Al ser un estudio reciente se necesita gestionar su acceso con las entidades encargadas, para así poder evaluar la relación de las actividades humanitarias, el desplazamiento de personas y el creciente problema de basureros clandestinos. En la primera línea de base se pudieron identificar 15 basureros, la mayoría clandestinos. Sin embargo, el estudio tiene muchas limitaciones ya que en el estudio hecho por el Ministerio de Ambiente se identificaron más de 2,000 basureros, la mayoría sin cumplir normas ambientales.
  9. Información sobre las actividades y antecedentes de los recicladores informales: Los estudios citados han señalado los crecientes problemas sociales de los grupos de clasificadores de residuos y desechos sólidos y sus actividades de reciclaje en los diferentes vertederos. Al mismo tiempo, diferentes medios locales han reportado que muchas de estas personas han sido desplazadas por la violencia y los desastres. Sin embargo, no hay estudios específicos de caracterización acerca de estos grupos. Por lo tanto, sería importante la validación con información primaria de diferentes grupos de clasificadores de residuos y desechos sólidos que operan en vertederos municipales y vertederos clandestinos en las áreas priorizadas. Esto ayudaría a las autoridades y organizaciones humanitarias a tener una mejor idea de las necesidades de esta población y a formular programas concretos que permitan la mejora de los medios de vida y la reducción de los impactos ambientales.

OBJETIVO DE LA CONSULTORIA:

Objetivo 1: Completar la línea de base ya elaborada con información secundaria con información primaria levantada en Guatemala. La línea de base final debería:

• Identificar los impactos ambientales de la movilidad humana y de la respuesta humanitaria en las comunidades de acogida, comunidades de tránsito y comunidades receptoras, principalmente en los departamentos de Huehuetenango y San Marcos, principalmente (puede ampliarse a otros departamentos).

• Identificar por separado los impactos ambientales relacionados con la movilidad humana en el contexto de la emergencia del COVID 19;

• Llenar las brechas de información sobre la huella ambiental de la respuesta humanitaria, la capacidad de la respuesta humanitaria en casos de desplazamiento y migración incluyendo la variable medioambiental, las consideraciones ambientales de los clusters durante la respuesta humanitaria, los impactos ambientales de la respuesta humanitaria, el impacto ambiental de la migración interna en las comunidades receptoras, el papel del tema de género en la movilidad humana y su impacto en el medio ambiente, las actividades económicas de las personas migrantes retornadas para así evaluar su posible impacto en el medioambiente, la generación de residuos sólidos y líquidos a partir de casos de migración y la aparición de vertederos clandestinos en las comunidades de acogida y caracterización de recolectores en vertederos.

• Evaluar el nivel de conocimiento técnico y las brechas de capacidad entre los actores humanitarios (nacionales, internacionales y gobierno) sobre la transversalización de temas ambientales en su respuesta a la movilidad humana en Guatemala; y las relacionadas al contexto de la emergencia por el COVID 19 y sus coyunturas ambientales; y definir los temas de fortalecimiento de capacidad más apropiados de los actores humanitarios

• Identificar la existencia y el nivel de aplicación de herramientas de evaluación ambiental en las respuestas humanitarias a la movilidad humana en Guatemala y las que se aplican actualmente en el contexto de la emergencia por el COVID 19;

• Identificar el nivel de uso de herramientas de chequeo / screening / salvaguardas / “marcadores ambientales” en los proyectos de respuesta humanitaria de parte de los actores humanitarios y donantes en Guatemala;

• Identificar los retos y las oportunidades en abordar estos asuntos en el contexto guatemalteco;

• Identificar cualquier estudio de caso pertinente al proyecto que pudiera ser presentado en las capacitaciones durante el proyecto (incluyendo capacitaciones en línea), documentarlo e incluir fotos;

• Definir una zona de implementación del proyecto piloto en Guatemala sobre el impacto de la movilidad humana en el medio ambiente en base a los hallazgos;

Los costos logísticos de los talleres de consulta con actores a nivel local y nacional corren por la cuenta de OIM. La movilización del consultor corre por su propia cuenta.

Objetivo 2: A partir de la línea de base, desarrollar un módulo de capacitación presencial para “capacitación de capacitadores” (ToT), sobre la incorporación de criterios ambientales en los procesos de asistencia humanitaria, el mismo que debe incluir técnicas de facilitación para adultos.

El perfil de los capacitadores (ToT) por formarse incluye a personas de las instituciones que forman el comité directivo del proyecto (CONRED, Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, ONU Migración, ONU Medio Ambiente, OCHA), así como hombres y mujeres.

Estos capacitadores replicarán tres talleres de capacitación en terreno, con duración de tres días bajo la supervisión de OIM.

Objetivo 3: Prestar apoyo técnico y acompañamiento en el proceso de actualización de planes / políticas de acción humanitaria incorporando el criterio ambiental relacionados con la respuesta a la movilidad humana .

Se espera que estos planes sean el plan intersectorial de NNUU y el plan de contingencia de CONRED, aunque la decisión final se toma durante la consultoría, considerando los cambios en el contexto debido al COVID-19.

ACTIVIDADES DEL CONSULTOR

Las actividades del consultor durante el proyecto son las siguientes:

Objetivo 1:

• Examinar y analizar la relación entre el medio ambiente, los desplazamientos, la migración y la respuesta humanitaria conexa, a través de la recopilación de información primaria;

• Desarrollar metodologías de recolección de información primaria: al menos (20 entrevistas, 10 grupos focales, 50 encuestas, 4 ejercicios de observación etc) con representantes de organizaciones humanitarias, miembros de las comunidades receptoras, personas en condición de desplazamiento y personas en condición de tránsito migratorio;

• Completar las brechas en la información realizando investigaciones de campo y gestionando la disponibilidad de estudios hechos por organizaciones de gobierno tales como el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, CONRED, y la Dirección Nacional de Migración, entre otras;

• Realizar viajes de estudio a las regiones más pertinentes y gestionar con organizaciones de respuesta humanitaria el desarrollo de planes de mejoramiento de manejo ambiental;

• Completar la línea de base existente (información secundaria) con toda la información primaria adicional, considerando el contexto de la emergencia del COVID 19, para presentar una sola línea de base final armonizada;

• Elaborar 2 estudios de caso sobre desplazamientos humanos y su impacto al medio ambiente en la comunidad de acogida con registro fotográfico para conocer el nivel de buenas prácticas en estos casos.

Objetivo 2:

• Identificación de necesidades de capacitación de los actores humanitarios y ambientales (gobierno nacional y local, agencias NNUU, ONGs internacionales y locales);

• Desarrollar material de capacitación para una capacitación virtual, presencial o mixto para capacitadores sobre la incorporación de la variable ambiental a los procesos de asistencia humanitaria por movilidad humana. (tiempo máximo cinco días);

• Implementar la capacitación de los capacitadores (aproximadamente 10) y asegurar su preparación para la réplica posterior de los talleres con actores humanitarios en los departamentos priorizados durante la línea de base. Los costos logísticos de las capacitaciones corren por la cuenta de OIM. Por la actual pandemia de COVID19 estaremos sujetos a las disposiciones gubernamentales de realizar las capacitaciones presencial o virtualmente. Sera analizado en el proceso.

Objetivo 3:

• Análisis de los planes existentes y las brechas en los mismos en cuanto a la relación ambiente / género / necesidades y respuesta humanitaria en el contexto guatemalteco;

• Análisis de herramientas pertinentes;

• Análisis de los informes de capacitaciones implementadas en el marco del proyecto;

• Reuniones de consulta con los actores implicados para la actualización de escenarios de riesgo y respuesta;

• Actualización de los planes (metodología por determinar con el dueño de cada plan – asesoría, implementación directa u otra);

• Diseño de un ejercicio de simulación / simulacro para probar las actualizaciones a los planes (en particular los elementos que se traten de la relación ambiente / género / necesidades y respuesta humanitaria);

• Supervisión del ejercicio y producción de un informe con recomendaciones para actualizaciones futuras y ejercicios futuros.

Mientras estén vigentes las medidas de distanciamiento social y restricciones a la movilidad, se recomendará trabajar las actividades de investigación, entrevista, y todas aquellas que se puedan realizar trabajando en un entorno seguro (Home Office), utilizando medios virtuales de investigación y contacto.

PRODUCTOS ESPERADOS POR PARTE DEL CONSULTOR

1: Línea de base:

a) Plan de trabajo acordado con OIM y ONU Medio Ambiente, incluyendo cronograma, instrumentos de levantamiento y procesamiento de información, listado preliminar de lugares de investigación, y metodologías para el desarrollo de los estudios de caso;

b) Línea de base con información primaria complementando la investigación hecha con información secundaria sobre los impactos ambientales de la respuesta humanitaria, desplazamiento y migración de personas;

c) Estudios de caso desde el terreno, demostrando los impactos ambientales de la movilidad humana, los impactos ambientales de la respuesta humanitaria a la misma, como estos impactos ambientales luego empeoran la respuesta humanitaria y cualquier buena práctica pertinente que se identifique en contextos de emergencia típica en Guatemala, y en el contexto de la emergencia del COVID 19. Dichos estudios son para uso en materiales de capacitación y posiblemente comunicaciones públicas.

2: Modulo de capacitación para capacitadores:

a) Material para capacitar a capacitadores (incluye técnicas de facilitación, estilos de enseñanza y aprendizaje, medición de objetivos de aprendizaje, recomendación para la medición futura del impacto de los talleres etc);

b) Guion de los talleres;

c) Material adicional de formación (“hand outs”, fotos y cualquier otro material ilustrativo o didáctico que sea necesario).

3: Revisión de los planes:

a) Informe de identificación de las brechas en los planes;

b) Copia de los planes actualizados;

c) Diseño del ejercicio;

d) Informe de recomendaciones.

4: Reporte final de sistematización.

El informe debería contener los procesos de aprendizaje y el análisis de la posible aplicación de la iniciativa en otros países de la región, con recomendaciones para cualquier ajuste futuro.

IV. PERFIL Y EXPERIENCIA REQUERIDA

EDUCACIÓN

• Maestría en ciencias ambientales, agronómicas, forestales y/o sociales, salud ambiental, estudios en gestión de riesgo a desastres o ayuda humanitaria.

EXPERIENCIA

• Experiencia en procesos de consulta, diagnósticos, línea base y evaluaciones de programas y/o proyectos sociales y ambientales. Elaboración de metodología e instrumentos para recolección de información cuantitativa y cualitativa;

• Experiencia en gestión de riesgo a desastres y asistencia humanitaria por caso de desastres;

• Experiencia en asistencia humanitaria en campamentos / albergues;

• Coordinación interinstitucional con instituciones de gobierno, organizaciones no gubernamentales y organismos internacionales, agencias del Sistema de Naciones Unidas;

• Facilitación de talleres con personal técnico y tomadores de decisiones.

V. IDIOMAS

Dominio del Español (esencial) y fluidez en Inglés (ventajoso)

VI. COMPETENCIAS

Valores fundamentales:

Integridad, profesionalismo, respeto para la diversidad.

Competencias fundamentales:

Comunicación, trabajo en equipo, planificación y organización, creatividad, orientación al cliente.

ENTREGAS TANGIBLES

  1. Línea de base con información primaria complementando la investigación hecha con información secundaria sobre los impactos ambientales de la respuesta humanitaria, desplazamiento y migración de personas; a. talleres de consultas (por lo menos tres); b. entrevistas adicionales para estudios de caso; c. Taller de validación de la línea de base a nivel nacional; d. Documento de resumen de la línea base que identifique los impactos ambientales en la asistencia humanitaria, brechas de capacidad de actores humanitarios, temas en los que hay que fortalecer las capacidades, estudios de caso. Donde sea necesario, los hallazgos particulares a la situación de COVID-19 deberían presentarse así, para facilitar la toma de decisiones pertinentes.
  2. Diseño de los contenidos de capacitación sobre la incorporación de criterios ambientales en los procesos de asistencia humanitaria por movilidad humana, tipo ToT para actores humanitarios en base a las brechas de capacidad identificadas en la línea de base, y su facilitación, uno para ToT y otro para ser replicado.
  3. Revisión de los planes existentes: Plan intersectorial (EHP), Plan Nacional de Respuesta (CONRED), identificación de acciones a integrar, talleres para integrar las consideraciones medio ambientales en los planes, asesorar y evaluar el impacto de un ejercicio de simulación de los planes para comprobar la factibilidad de los elementos y los actores humanitarios sean capaces de aplicar.

4 Informe final de la consultoría.

Nota; En caso de extensión del proyecto, la consultoría podría extenderse.

DURACION DE LA CONSULTORIA:

5 meses efectivos dentro de un periodo de 8 meses calendarios, iniciando en Agosto 2020. La consultoría contempla dos bloques de trabajo, para implementar productos 1 y 2, y luego más adelante productos 3 y 4. Entre los bloques, no se espera actividad. El total de tiempo trabajado seria aproximadamente de cuatro a cinco meses.

How to apply

CÓMO APLICAR:

• Personas interesadas enviar su CV con tres referencias y carta de motivación de una página de extensión como máximo, así como una propuesta metodológica y económica que incluya un cronograma de actividades al correo IOM San Salvador Recursos Humanos

• La fecha límite para enviar propuestas es el viernes 14 de agosto a las 11:59 pm, hora de Guatemala.

• El nombramiento estará sujeto a la certificación de que el candidato es médicamente apto para desempeñar actividades.

• Solo se considerarán las aplicaciones que cumplan con el perfil exigido.

• No se considerarán aquellas aplicaciones recibidas en fecha posterior o que no especifiquen el nombre de la convocatoria.

• Para preguntas técnicas de la consultoría escribir a